0

En plena dictadura de Primo de Rivera, en una España todavía cerrada al mundo, surge un grupo de mujeres artistas que les unía la lucha común contra una sociedad dominada por hombres que las rechazaban y ninguneaba en gran medida, intentando frenar la aparición de una nueva mujer europea.

 

Esta es la generación de artistas españolas del 27, nacidas entre 1898 y 1914. Recientemente se les ha denominado Las Sinsombrero, por el proyecto crossmedia con este mismo nombre, que fue presentado en el Festival de Cine de Málaga en 2015 y, posteriormente, emitido en La 2 de TVE dentro del programa Imprescindibles.
El nombre proviene de la anécdota contada por Maruja Mallo. Según cuenta la pintora, en la Puerta del Sol de Madrid en los años 20, decidió junto a Margarita Manso, Salvador Dalí y Federico García Lorca pasearse por la zona quitándose el sombrero. Un acto que referencia una actitud rebelde y transgresora, que pretendía romper la norma y, metafóricamente, liberar las ideas y las inquietudes. 
Al final de esta generación, en 1908, 40.000 costureras de muchas grandes fábricas de EEUU se declararon en huelga para reclamar la igualdad de derechos, entre otras reivindicaciones. Fue en una de estas empresas (Cotton Textil Factory, en Washington Square) dónde ocurrió una tragedia: los dueños de esta empresa cerraron las puertas de las fábricas donde se encontraban las mujeres y se produjo por un incendio, lo que provocó la muerte de 120 mujeres. 
Es por eso, que esta fecha quedó señalada y el el 8 de marzo de 1911 se celebró por primera vez el Día de la Mujer Trabajadora, aunque no fue hasta 1975 cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas estableciera este día como Día Internacional de la Mujer