0

A lo largo de la Historia, encontramos numerosos casos de robos de obras de arte, especialmente en los museos. Se han robado desde joyas o cuadros hasta antigüedades. Hoy hablaremos de 3 casos muy famosos: La Mona Lisa, El Cordero Místico y el Grito. 

 

Uno de los museos más importantes del mundo sufrió el robo de uno de los cuadros más famosos de la historia en 1911: La Mona Lisa, de Leonardo Da Vinci. Lo curioso de este robo es que no se percataron hasta dos días después de que ocurriera. La Mona Lisa estuvo desaparecida 2 años encerrada en un armario, hasta que finalmente el ladrón, Vincenzo Peruggia, intentó venderla y fue detenido. 

El Cordero Místico fue realizada por los hermanos Jan y Hubert van Eyck. Es la obra más robada de la historia, ha sido robada hasta 7 veces. Durante la Primera Guerra Mundial, el cuadro terminó en un museo en Berlín. Y su regreso a Gante se convirtió en una de las condiciones del Tratado de Versalles. Luego fue robado nuevamente, en la Segunda Guerra Mundial, Hitler también quiso hacerse con él. Actualmente, puede verse en la Catedral de Gante (Bélgica) aunque le falta uno de los tablones. 

Uno de los robos de arte más rápidos y sorprendentes de las últimas décadas fue el que ocurrió en La Galería Nacional de Oslo (1994). Los ladrones aprovecharon la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Lillehammer para robar El Grito, del pintor noruego Edvard Munch. El robo ocurrió en 50 segundos, y, a pesar de que saltó la alarma, no lograron entorpecer a los ladrones. El cuadro estuvo desaparecido por más de un año hasta que, en mayo del año siguiente, la policía consiguió encontrarlo.

Estas no son las únicas obras famosas que se han robado en el tiempo. De hecho, los últimos grandes robos no han sido hace tanto. 
De todas las piezas robadas, muchas han sido recuperadas y siguen expuestas en los mismos museos, pero hay otras que aún no se han encontrado o que están por partes, como El Cordero Místico.